¡En la Cárcel!


Les quiero hablar de la prisión más poblada del mundo. Tiene más internos que camas y más prisioneros que platos.

Es la prisión más opresiva del mundo, los prisioneros trabajan demasiado mas sin embargo comen mal, duermen mal y no tienen comodidad.

Lo característico es que la mayoría de estos prisioneros nunca salen, nadie se fuga, nunca logran la libertad y tienen que cumplir una sentencia de por vida.
¿Quieres saber el nombre de esta mega-prisión? Pues su nombre esta en la entrada, son letras grandes de metal fundidas sobre un gran portón, su nombre es: NECESIDAD

¿Conoces alguno de estos prisioneros? Por si no los has visto nunca, siempre quieren algo más grande, más hermoso, más rápido, más delgado, más sofisticado, más pequeño, etc. Ellos NECESITAN. No es mucho lo que necesitan, solo necesitan UNA sola cosa, no es mucho solo es una cosa (un auto, una casa, un novio, una novia, un nuevo celular, un mp3, un nuevo trabajo)

Con esa UNA cosa van a ser felices, y tienen toda la razón; Cuando tengan esa cosa van a salir de la prisión. Pero cuando el auto nuevo se lo roban, cuando tu novio tiene costumbres que te agradan, cuando tu celular o tu mp3 ya es obsoleto al día siguiente porque salió uno con 
1 trillonmegabillonpentagiga, y antes que te des cuenta estas de regreso a la prisión.

¿Cómo se si estoy en la prisión? Si te sientes mejor cuando tienes más y peor cuando tienes menos, si tu felicidad viene de algo que manejas, bebes o comes, déjame decirte que “Tu estas en la prisión de la necesidad”

¡ESTA FUE LA MALA NOTICIA
AHORA LA BUENA!

Que coincidencia, hoy es día de visitas en la prisión, y ¿adivina qué? ¡HOY TU TIENES VISITA! Ven a la sala de visitas y mira quien está del otro lado del vidrio, es el Salmista David y te esta diciendo que te acerques ya que te quiere contar un ultra secreto (y te lo dice en voz baja) “Te tengo el secreto de la satisfacción: Jehová es mi pastor, NADA te faltará”

Quiero que por un momento pienses en el carro que manejas, la casa en la que vives, el trabajo que Dios te ha dado, el dinero ahorrado, la ropa que tienes puesta, los 50 pares de zapatos en casa (para las mujeres). Ya que has pensado en todo esto quiero recordarte 2 cosas:

  1. LO QUE TIENES NO ES TUYO, el día en que muramos nada de lo que hemos juntado no lo vamos a poder llevar, es cierto Dios te lo ha dado para que lo administres, pero ¿realmente es tuyo?  (Eclesiastés 5:15 “Como salió del vientre de su madre, desnudo, así volverá, yéndose tal como vino; nada saca del fruto de su trabajo  que pueda llevarse en la mano.”)
  2. ESAS COSAS NO ERES TU, (Lucas 12:15 “porque aun cuando alguien tenga abundancia, su vida no consiste en sus bienes”) Lo que tu eres no tiene nada que ver con lo que tu tienes. En el cielo conocen tu corazón, lo que hay dentro de ti. (Samuel 16:7 “…Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el SEÑOR mira el corazón”) Cuando Dios se fija en ti, se fija en tu amor hacia los demás, tu compasión, tu devoción, tu adoración a El, pero nunca en tus cosas.

De ahora en adelante piensa en ti mismo, como Dios piensa en ti, por que de la otra manera te sentirás bien cuando tengas mucho y mal cuando tengas poco. (Filipenses 4:11 “…he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación.”) Una buena manera de practicar esto es que tu lista de bendiciones y agradecimiento a Dios se muchísimo más larga que tu lista de preocupaciones.

Quiero que te respondas esta pregunta: ¿Qué cosa se interpone entre tu y el gozo? ¿Qué cosa realmente te haría feliz? Deja tu respuesta en mente y ahora contesta esta ¿Qué pasaría si ese algo nunca llega? ¿Podrías ser feliz? Si tu respuesta es no, estás preso, es necesario que sepas lo que tu Padre Celestial tiene para ti.

En Él tienes a un Dios que te escucha, tienes el poder de su gran amor que te respalda, el Espíritu Santo vive en ti y te guía, una luz en cada rincón de obscuridad, tienes su gracia a favor tuyo. Tienes todo lo que realmente necesitas. Y con todo esto no te estoy diciendo que no le pidas a Dios que te bendiga con todos tus sueños y anhelos, simplemente te estoy diciendo que no pongas tus ojos en esas cosas, que eso no sea tu centro.
¿Por qué estar tan afanados por más prestigio  por más poder? Creo que no te has dado cuenta que tienes el privilegio de pertenecer a la obra más grande de la historia “El Reino de Dios”
Ya no permitas más que el descontento te tengas en esa prisión. Hoy te reto a que rindas el pesado saco del descontento, no solo vas a perder algo, sino que ganarás algo también. Dios lo va a reemplazar por un maletín liviano, hecho a tu medida, resistente a problemas y lleno de gratitud.

¿Qué vas a ganar con el contentamiento? Pues vas a ganar muchas cosas que solo tu puedes descubrir, puedes ganar gozo, puedes ganar la FE para decir “JEHOVA ES MI PASTOR, NADA ME FALTARÁ”

Quiero que hagas algo (pero en serio) trata de decirlo lentamente “Jehová es mi pastor, Nada me faltará” otra vez “Jehová es mi pastor, Nada me faltará” una última vez “Jehová es mi pastor, Nada me faltará” shhhhhh ¿oyes un ruido? Yo sí…me parece que es el rechinar de la puerta de la prisión que se abre.







Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

RADIO MISIONZOE
 
Facebook botón-like
 
Publicidad
 
ACEPTA A CRISTO
 

ENCUESTAS
 
COMPARTENOS CON TUS AMIGOS
 
WEBMISIONZOE@GMAIL.COM
XPRESATE
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
DIOS BENDIGA A CHILE Y A LAS NACIONES Free counter and web stats