Tirate al Agua


Muchas veces, cuando no estamos dentro de la presencia de Dios, solamente podemos ver las bendiciones desde fuera y realmente no las disfrutamos.

Queremos hoy mostrarte, a través de esta predica a que puedas ir y tirarte a la piscina de la Presencia del Señor! No queremos que seas un expectante, quien solamente observa desde fuera del mar, en la orilla y ve todo lo que sucede dentro de la marea, queremos que seas participe de todas las bendiciones que Dios tiene para ti cuando estas en Su Presencia!

¿Alguna vez te ha gustado algún chica (o) pero no te atreves a hablarle, y de pronto le dices a un amigo (a) para que te ayude a conquistarla (o) debido a que tu no tienes la valentía ni te atreves a hacerlo? De pronto te das cuenta que la persona que te ayudo con el “conecte” termino siendo quien se quedó con la chica (o)… ¿Te ha pasado? ¡Eso se compara a esta predica! Talvez te preguntes ¿Cómo? Pues muchas veces nos ocurre lo mismo en nuestra vida diaria: Dejas pasar las bendiciones o las cosas que puedes alcanzar y que Dios tiene para ti, por el simple hecho de no tirarte al agua y hacer las cosas, es decir: ¡Tirarte a la presencia de Dios!

En Jueces 2 se relata como la presencia de Dios estaba de parte del pueblo de Israel, como el favor de Dios estaba con ellos pero si sigues leyendo puedes darte cuenta que el pueblo de Israel hizo lo que no tenia que hacer, desobedeció a Dios.

A lo que quiero llegar es que el pueblo de Israel se comenzó a permitir ciertas actitudes, ciertos pecados, cosas que Dios no les permitía, ellos comenzaron a fallarle a Dios poco a poco. De igual manera sucede con nosotros con el tiempo comenzamos a fallarle a Dios, nos comenzamos a permitir ciertas “cositas inofensivas”… te doy algunos ejemplos:

Llegas cansado de trabajo o de estudiar y decides que por una noche no vas a buscar a Dios, no vas a orar; Estas viendo TV de noche y solo vas a ver un segundito ese canal pornográfico; Solo me voy a meter un minuto a esta página de Internet; Solo le voy a tocar las piernas a mi novia; Solo por hoy la voy a besar hasta la garganta; No tengo salida, diré “una mentira blanca”; Solo es un trago; Un cigarro hoy y no más; Estoy muy cansado, solo por este domingo no iré a la iglesia, etc.

Y así poco a poco te vas dando permiso de hacer cosas que Dios te permite, y cuando tengas la oportunidad de hacerlo otra vez ya no lo vas a pensar dos veces, te va a ser mucho fácil fallar. Así le paso al pueblo de Israel, poco a poco se fueron permitiendo hacer cosas que a Dios no le agradaban hasta al punto de adorar otros Dios. CADA COSAS QUE TE PERMITES FUERA DE DIOS ES UN PASO MAS LEJOS DE DIOS.

Imagina que la presencia de Dios es una piscina o un mar. Cada vez que te permites algo que no agrada a Dios es como que comenzaras a subir los escalones para salirte de la piscina, y cada vez estas más y más fuera de su presencia, y comienzas a ver de lejos a los que quedan en el fondo. Y lo más seguro que va a suceder cuando te encuentres en la orilla de la piscina es que te salgas completamente.

Dios te quiere bendecir, Dios quiere entregar en tus manos cosas muy grandes, algunas de ellas quizá nunca las has imaginado. Pero para recibir esas grandes bendiciones te tienes que tirar al agua, no puedes seguir siendo un simple espectador, no puedes esperar recibir eso que quieres si tu has tomado la decisión de salirte de esa piscina.  Si te vas a tirar al agua con Dios nunca más te debes de salir de ella. Con Dios las cosas deben de ser constantes, no puedes ser inconstante en tu búsqueda de Dios, si estas bien debes estar con Dios, y si estas mal también debes estar con Dios.

Tu no fuiste diseñado para ver de lejos lo que Dios puede hacer con los demás, tu fuiste diseñado para experimentar esas bendiciones. Tu has sido creado(a) para estar en lo profundidad del agua de Dios y recibir todo lo que tu Padre celestial quiere darte.

Deja atrás todas esas cosas que tu sabes que te has estado permitiendo hacer hasta el día de hoy y que no son agradables ante Dios y  comienza de nuevo. Dios es un Dios te oportunidades y quiero que sepas que hoy Dios te esta dando una nueva oportunidad para hacer las cosas bien.

Imaginemos que Dios es un mar… Si tu quieres conocer y tener 50 de Dios pues métete 50mts en el mar de Dios, si quiere 75 métete 75mts, pero si quieres encontrar y tener los tesoros que Dios tiene para ti tienes que meterte hasta las profundidades del mar de Dios, hasta el fondo de ese mar.






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

RADIO MISIONZOE
 
Facebook botón-like
 
Publicidad
 
ACEPTA A CRISTO
 

ENCUESTAS
 
COMPARTENOS CON TUS AMIGOS
 
WEBMISIONZOE@GMAIL.COM
XPRESATE
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
DIOS BENDIGA A CHILE Y A LAS NACIONES Free counter and web stats